0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
difusión

Cuatro poemas de Hugo Mujica (Argentina)

Compartimos la poesía de Hugo Mujica, que integra su último libro «Al alba los pájaros», editado recientemente por El Hilo de Ariadna, el cual reúne 12 libros del autor, escritos durante los últimos treinta y tres años.
Foto: Luis Navarro

Hugo Mujica nació en Buenos Aires en 1942. Estudió Bellas Artes, Filosofía, Antropología Filosófica y Teología.

Su obra poética, iniciada en 1983, ha sido editada en Argentina, España, Italia, Francia, Estados Unidos, Chile, Eslovenia, Rumania, Bulgaria, Grecia, Portugal, México, Colombia, Ecuador, Costa Rica, Venezuela, Bolivia y Uruguay.

Su vida y sus viajes han sido el material principal de su obra, hitos como el haber vivido y participado, en la década de los sesenta, del Greenwich Village de Nueva York como artista plástico; o el haber callado durante siete años en el silencio de la vida monástica de la Orden Trapense, donde comenzó a escribir, y, para el deleite de todos, no paró.

 


 

I





Avanza el otoño
          y el viento desnuda.

Ya casi sin hojas                       
parece todo raíz el árbol

                     todo arraigo
                                en la abierta inmensidad
                                                   que lo cobija.







II





                 Siempre es desde dentro  
que se cuartea la tierra,

                                   es la sed de las raíces
                                                     la que la abre
                                                              a las lluvias.








III




               
Alto y lejos,
       apenas perceptibles,
                     golondrinas nómadas
              surcan el aire.  

                                                          La nada que somos
                                  es el todo que buscamos.






IV


 
Anochece
         bajamar,

algún graznido,           
restos que el mar abandona  
en la arena
           y esta soledad de ser                                   
                            solo a medias.

               Es la hora
               de la melancolía,
la de la ausencia
de lo que nunca estuvo  
              y sentimos más propio:                                   
                       lo que todavía de nosotros
                                            no dimos a luz
                                                      en la vida.

Carrito vacío

Mi Cuenta