0
picado fino

Partícula 0

Inauguramos una nueva columna de Aldo Mazzucchelli: Picado Fino. La Banda Oriental y lo que a tumbos le siguió es, como todos los países, una ficción; siendo tal, tiene tanto derecho a existir como cualquier novela. Este texto es una acumulación o enumeración no casual. La superimposición de apariencias de orden al caos es la característica fundamental del hábito de sonar y ver al que llamamos lenguaje. Si alguien tomase un vidrio, lo enmarcase, y lo aplicase alternativamente sobre zonas de la arena de una duna, de modo que cada vez reconociese, en las marcas que quedan bajo el acorralado vidrio, un orden significativo, obtendría un arte enigmático. Si lograse, junto a al menos un amigo más, memorizar algunas de estas formas que se aparecen, de modo de poder ambos reconocerlas de nuevo en otras posturas del marco, ya estaría escribiendo, y la duna se habría transformado en un mar de posible significado. No creo que la letra sea muy distinto a eso, ni mucho más que eso. Salvo que hoy tenemos un mundo donde hay ya seguramente más letras impresas, o bits de información, que granos de arena en todos los desiertos emplanetados.
José Enrique Rodó

El desviaje comienza en mayo de 1917. Uno va cuando quiere a donde quiere, se queda, vuelve. El cuerpo no estorba el entrevero en diferentes espacios, distintos momentos. La función de pupila languidece como es costumbre estos últimos meses sobre la serie de pequeñas mesetas de libros abiertos y cerrados que se alcanzan desde la silla. «Uno» —no sé cómo forzar el lenguaje a decirse de otro modo— puede elegir lo que quiera, por ejemplo, quedarse en una misma habitación por meses o años, aunque podría realmente irse y moverse, viajar, ver las cosas desde otro hueco. El enteco conectivo que no habla, escribe; el que en tiempos Integrales se creería un «yo» (biológico teatro de linterna mágica, mecanismo de diferencia elemental que crea ilusión de yo) está ahora jugado a integrarse en el espejeo del letrar: actividad que reconecta el yo que se ve con el yo que piensa que se ve. Vemos que en añadidura de esa tensión hay un plutonismo que quema los fragmentos y los empuja, ya metamorfoseados hacia su final. Le saqué citas a este chorreteo, y a menudo los artículos. El trabajo de picado fino implica una metáfora de asimilación que se vuelva literal. Nada se le escapará. Y empezaba ese día de 1917 cuando el profesor Colmo se cargó a Rodó, de quien se diría luego en tono de insulto que, aun sin serlo, igual era un académico de Cambridge. Rodó ¿qué fue?

Carrito vacío

Mi Cuenta