0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
Los libreros recomiendan

Un curioso libro está circulando en plaza

En las últimas recomendaciones del librero de Moebius, Gerardo Beyhaut, encontramos desde escapistas y magos profesionales hasta contrabandistas y sicarios en plena Guerra Civil española, mientras suenan golpes de repique entre lecturas.

Un curioso libro está circulando en plaza

A propósito de Traficantes de milagros y sus métodos, escrito por el famoso escapista y mago conocido como Harry Houdini. Editado por Nórdica Libros con la calidad y cuidado de cada una de sus ediciones, este además de curioso bello libro, incluye una actuación de Houdini ilustrada a lo largo de treinta y cinco páginas, de particular encanto, realizada por Iban Barrenetxea.

En el libro iremos encontrando personajes capaces de tragar piedras, fuego, sables, líquidos corrosivos, plomo fundido, hombres de fuerza descomunal o equilibristas inconcebibles. La mayoría de los casos merecen la admiración de Harry, por no encontrarles explicación o por lo elaborado e inclusive arriesgado de la preparación previa requerida para su ejecución.

Respaldado por profusas lecturas, el autor escribe con la autoridad de un profesional de la investigación, y también de la práctica, si tenemos en cuenta que empezó a actuar en circos como trapecista y mago a partir de los nueve años.
Se dice que su colección de libros sobre magia y espiritismo era muy importante, amén de sus consultas en la prensa a través de los años que va citando a lo largo del libro.
Si bien es recordado como el más grande escapista de la historia, dado que no hubo cadena, candado, cuerda, barril o cofre del cual no saliera, en su breve vida (1874-1926) fue también aviador y cineasta. Se dedicó con fervor a pelear contra el espiritismo y a desenmascarar lo sobrenatural, pero eso no está en este libro, en el que relata los actos increíbles de un grupo de personajes variopintos que entretenían a un público crédulo y dispuesto a pagar por ver a alguien comer piedras o vidrio, por ejemplo.

El tiempo y la ciencia han cambiado las costumbres y gustos, y si bien la magia y quienes la ejercen siguen existiendo, hoy son mucho más sofisticados, así que el rescate de aquellos pioneros del espectáculo merece ser leído con un cierto cariño condescendiente no exento de curiosidad.

Por otra parte y atendiendo mi personal heterodoxia a la hora de leer, me gustaría recomendar con fervor la trilogía de Pérez-Reverte  integrada por los títulos Falcó, Eva y Sabotaje.
El escritor todoterreno español se luce una vez más desarrollando, como con el capitán Alatriste, un personaje con moral propia, cínico, mordaz, galán, contrabandista, espía y agente de los servicios de inteligencia, que se mueve con soltura y elegancia por los ambiguos escenarios de España y alrededores en los años 36 y 37, cuando la Guerra Civil española deja de ser tan española y comienzan a intervenir Alemania, Italia y la Unión Soviética de manera más o menos solapada, dejando sentir el ambiente beligerante que desembocaría en la segunda guerra mundial.
Un canalla adorable, Lorenzo Falcó estará encargado de sabotear traslados de divisas, o la destrucción del Guernica de Picasso antes de ser expuesto por ejemplo, teniendo en juego de espejos a Eva, su hermosa adversaria, o a un montevideano sicario más bien bajito y ridículo.
Para quienes buscan leer libros entretenidos sin dejar de ser inteligentes, con hechos históricos que aporten verosimilitud al relato y personajes firmemente trazados sin dejar de ser ambiguos, encontrarán en esta trilogía lo que buscan exactamente.

«Falcó», «Eva», «Sabotaje», trilogía de Arturo Pérez-Reverte (Alfaguara)

Como última y breve recomendación, Lalo Barrubia acaba de editar bajo el sello Criatura Editora Rompe la Quietud, novela que estoy leyendo con fervor. Considero a Lalo Barrubia, desde su remota novela Arena (2003), la escritora que mejor ha captado el sentir de una generación: la nacida y criada en dictadura, la que convencieron de que la democracia haría florecer los campos y se encuentra en su incipiente adolescencia empujando puertas que dicen «tire».
Estoy convencido del hecho de que si alguien se pone un día a estudiar esa generación oprimida por la dictadura y ninguneada por quienes vinieron después, deberán leer a Lalo Barrubia, para al menos entender qué sentíamos los que hoy andamos en los cincuenta y por qué, quien no sentó sus glúteos en algún trono o quiere hacerlo, permanecemos escépticos o mirando socarronamente a la llamada «clase política».

«Rompe la quietud», de Lalo Barrubia (Criatura editora, 2019)

Una curiosidad bibliográfica, una trilogía de género, llamémosle, policial y una novela uruguaya. La mesa está servida.

Carrito vacío

Mi Cuenta