0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
Agitar antes de leer

Pócimas literarias: viaje al centro del silencio

Información para el usuario: los libros, como la magia, pueden conseguir que sucedan cosas extraordinarias. Lectoras y lectores preguntan y Mariela Peña, escritora de literatura juvenil, recomienda un nuevo libro para cada situación. Elisa, la rosa inesperada, de Liliana Bodoc, es la lectura sugerida en esta ocasión.

Pócimas literarias: viaje al centro del silencio

Mari, soy Ana, tengo 17 años. Dentro de dos meses me voy de viaje con toda mi familia y quiero llevarme un buen libro para que me acompañe. ¿Qué título o autor me recomendás?

Elisa, la rosa inesperada es el título de la obra que recomenré hoy. Aunque la magia de Liliana Bodoc, su autora, no es para nada inesperada: cualquiera de sus trabajos es un regalo anunciado. Para no perder la costumbre, una vez más, voy a empezar por el final: esta novela se instaló entre las mejores lecturas de mis últimos años. ¿Por qué? Porque esta novela de viaje, búsqueda y movimiento toca, sin  caer ni en el más delgado cliché, todos los temas que me encanta que sean tratados por los autores de ficción juvenil: el despertar de la sexualidad, el autoconocimiento y la construcción de la identidad.

Por eso se la recomiendo a Ana y a toda aquella persona que necesite una buena —o más que buena— historia de viaje. Esta es una de esas de las que no podrán volver. Miento: no querrán volver.

La protagonista se llama Elisa, una chica de 14 años que vive con su familia en la precaria casa de una villa de Santa Fe, una provincia que limita, al sur, con Buenos Aires. El viaje de Elisa se inicia ese día en el que sus padres deciden irse a probar suerte con su dúo musical de cumbia llamado Naranja dulce y la dejan al cuidado de su abuela. El nuestro, comienza en las preliminares, «Tribulaciones y asechos de la autora»,  en ese momento en que Liliana nos dice que no fue, precisamente, un viaje lo que la llevó a escribir esta historia, sino un naufragio. Desde esas palabras previas nos advierte que algo importante y oscuro nos aguarda, de la misma forma en que le ocurrió a ella cuando emprendió su recorrido hasta Tilcara, sin saber que de esa experiencia surgiría este libro.

Eligió la palabra «naufragio» y creo que no hay mejor imagen para representar a uno de los universos principales que describe esta historia: la trata de personas, la violencia sexual, la complicidad de los poderosos y la indiferencia de una sociedad atravesada por el estatus de clase. Bodoc maneja con oficio y virtuosismo el lenguaje de lo no dicho. La palabra «trata» jamás se menciona, y no le resulta necesario. La autora tiene consciencia de quién está del otro lado leyendo y qué es lo importante: la verdad. Por eso, la deja al alcance de nuestras manos sin recurrir a golpes bajos, creando escenas claras, estéticas y sugestivas, permitiendo que esta lectura pueda ser abordada por cualquier chico o chica, más allá de su edad.

Otra de las cosas que destaco y subrayo es la construcción del personaje principal, Elisa, esa chica inquieta que no se siente parte del lugar donde vive y hasta lo rechaza, y que a partir de ese sentimiento necesita comenzar a caminar y emprender su propia búsqueda. Por eso, este libro tiene tanto movimiento y, por ende, tanto nos moviliza; es una trama de recorrido y crecimiento físico y emocional.

En esta historia, la palabra aparece como un camino hacia la resignificación y la salud del alma: la protagonista se salvará de varios infiernos gracias al placer que siente por la lectura y encontrará la forma de reconstruirse y transformar la realidad en algo mejor, a través de la escritura. Por eso creo que es tan fácil sentirse parte del relato —a todos los que amamos leer y escribir nos pasará algo, más o menos, similar.

Las circunstancias que atraviesa Elisa a medida en que va avanzando en ese viaje y esa búsqueda están relatadas con una prosa dinámica y rica. La historia recupera el imaginario norteño, sus figuras míticas, sus leyendas, sus espacios físicos, su enrome belleza. Todo un horizonte que va oscureciéndose de a poco, hasta alcanzar su punto más dramático en un hecho que marcará la vida de Elisa para siempre, y también de quien lee. Todo, siempre, tratado con un delicioso y eficaz manejo de las sutilezas.

Es un libro que habla sobre los temas de los que «no se habla». Bodoc construye un relato social a partir de la desesperanza de una joven que siente que no puede hundirse más y, por esa razón, decide huir hacia adelante sin saber bien hacia dónde va  y sin que le importe con qué demonios podrá cruzarse en el camino. Hay magia y misterio, luces esclarecedoras y sombras terribles, todo conjugado para construir una historia que navega entre lo perturbador y lo mágico.

Carrito vacío

Mi Cuenta