0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
100 años de los cuentos de la selva

Horacio el oso recomienda un clásico: «Cuentos de la selva», de Horacio Quiroga

A cien años de la primera publicación de los Cuentos de la selva de Horacio Quiroga, nuestro tocayo, el oso Horacio, lo descubrió en una bellísima edición de Nórdica Libros, con ilustraciones de Antonio Santos y no pudo evitar compartirlo con sus pequeños lectores.

Ilustración de Antonio Santos

¡Hola, amigos selváticos!

¿Qué tal los lleva el frío? Yo, aunque sea un oso polar, estoy reeeepodrido. Es que ya hace mucho tiempo que vivo en Uruguay, así que, además de tener frío, me quejo de todo. Bueno, pero independientemente de que el frío siga instalado, yo lo que les quiero contar es el último libro que leí, o que me devoré, porque lo agarré y no pude parar hasta leer toooodos los cuentos que trae. El libro del que les estoy hablando es Cuentos de la selva, y seguro que muchos de ustedes ya saben quién es el autor. ¿Adivinaron? ¡Sí!, ¡muy bien!, es Horacio Quiroga. Para los que no lo conocen les cuento que mi tocayo fue un autor uruguayo muy pero muy importante para la historia literaria de este país. Nació en 1878, hace un montón de años, y escribió muchísimos cuentos, novelas y alguna obra de teatro. Los Cuentos de la selva fueron publicados por primera vez en 1918, así que este año se cumplen cien años de la primera vez que alguien los leyó y, si bien pueden ser leídos por adultos, tienen una especial atención en nosotros, los niños, y todo es contado de una manera muy sencilla, a modo de fábula, para que entendamos cómo viven otros animales, en regiones que no hemos explorado, ya que vivimos en ciudades.

Capaz que ya leyeron muchos de los cuentos de este gran autor, pero la edición que yo leí es increíblemente hermosa. Gracias a la editorial española Nórdica Libros, tengo en mis manos una edición bien grande, con letra más grande aun y con ilustraciones de Antonio Santos, quien armó este libro de esta manera tan especial. Él conoció la obra de Quiroga gracias a la abuela de una amiga que es argentina, porque Quiroga, aunque era uruguayo, vivió muchísimos años de su vida en la selva de Misiones, que queda en Argentina. Fue su vida en la selva la que lo inspiró a crear estos cuentos llenos de animales conocidos y desconocidos, verdes paisajes y mucha naturaleza salvaje.

Si se topan con este libro, van a poder conocer la historia de la abeja haragana, una abeja que no tenía ganas de trabajar y que en vez de llevar el jugo de las flores a la colmena para convertirlo en miel se lo quedaba todo para ella. También está la historia de los flamencos, que fueron invitados a un baile en donde todos los animales lucían trajes maravillosos y ellos, sin saber qué ponerse, resolvieron conseguir unas medias para sus patas largas y flacas. Otro cuento que me encantó es el de la pequeña gama —que es como un venado—, que se queda ciega a causa de unas picaduras de avispas enojadas, pero que al fin se encuentra una solución.

No puedo contarles sobre todas las historias que aquí encontrarán, porque son muchas; hay también cuentos de yacarés, coatíes, tortugas gigantes y loros pelados, y todos tienen algo atrapante que hace que, por un rato, mientras leemos, nos sintamos en la selva, con toda su belleza y todo su peligro, como si estuviéramos en una aventura interminable, en paisajes que vivirán en nosotros para siempre.

Horacio

Carrito vacío

Mi Cuenta