0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
cuestión de palabras

Nuestro sino de errar

En este espacio, Silvana Tanzi y María Eugenia Martínez exponen ciertos tropiezos que pueden cometerse a la hora de escribir. A partir de anécdotas lingüísticas, nos invitan a aprender piques y reflexionar juntos sobre nuestro idioma. Hoy les proponemos aprender de una vez y para siempre, gracias a los piques de María Eugenia Martínez, cuándo se usa «sino» y cuándo «si no». Porque, si no, esto de querer escribir bien no está completo, sino que nos quedamos a medias.
Nuestro sino de errar

¿Sino o si no? Hasta las plumas más entrenadas tropiezan en esto y por eso vamos a rescatar trucos para errar menos.

Lo primero que tenemos que saber es que sino es un sustantivo que significa fatalidad o destino. Aunque sería rarísimo, puedo decir: Es mi sino salir con idiotas (sería rarísimo porque no usamos esa palabra).

Pero sino es también una conjunción que usamos para contraponer un concepto afirmativo a otro negativo que está expresado antes. Por ejemplo: No me refiero a todos los hombres, sino a aquellos que salen conmigo. Hasta ahí bien, ¿no? Ja, bien para ustedes…

Por otro lado tenemos el si no. Esto es una secuencia formada por la conjunción si y el adverbio de negación no. Ejemplo: Si no dejo de hablar de mí, me pedirán que deje de hacer estas columnas.

Por eso vamos rápido a los trucos:

  1. Para que haya un sino correcto, antes tiene que haber una negación.
  2. Si se puede intercalar una palabra, va separado. Esa palabra puede ser un pronombre u otra cosa. En el ejemplo anterior, puedo decir:

Si yo no dejo de hablar de mí, me pedirán que deje de hacer estas columnas.

Si ahora no dejo de hablar de mí, me pedirán que deje de hacer estas columnas.

El tercer truco es para los que saben inglés. Si lo puedo cambiar por but va junto; si lo puedo cambiar por if not va separado.

Carrito vacío

Mi Cuenta