0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
cuestión de palabras

Las comas que sí

Esta vez es una cuestión de comas, más que de palabras, y María Eugenia Martínez viene a nuestro rescate para contarnos que hay comas que las ponemos cuando queremos y que hay otras que deben acompañar elementos de nuestros textos así lo queramos o no.
Foto: Mauro Martella

Hay comas que escribís un día y son buenas, hay comas que ponés de vez en cuando y son muy buenas, pero hay comas que tenés que incluir toda la vida: esas, las imprescindibles.

«Maru, tenés que hacer algo sobre este tema», me escribió Julia y me mandó la foto que ven aquí. Tomen un minuto para ver lo que pasó y vamos a hacerle caso y listar algunas comas de las que sí hay que poner.

Dice la Real Academia: «Existen comas de presencia obligatoria en un escrito para que este pueda ser correctamente leído e interpretado». Si no, que lo diga este pobre cumpleañero, seguramente ya portador de un apodo infame (Porfi), solo porque alguien omitió una coma al escribirle al repostero.

Volvamos al mensaje que escribió Julia. ¿Notaron que separó mi  nombre de lo demás? Dice la RAE: «Se aíslan entre comas los sustantivos que funcionan como vocativos, esto es, que sirven para llamar o nombrar al interlocutor». Y aclara: «Cuando los enunciados son muy breves, se escribe igualmente coma. Si queremos ser correctos, nuestros correos deberían decir, por ejemplo, «Hola, Susana:», aunque lo mejor es llamarla.

Sigamos: Hay que separar con una coma los elementos que modifican a toda la oración y no solo a uno de sus elementos, como efectivamente, generalmente, naturalmente o, en nuestro ejemplo, el precioso por favor.

También se escribe coma detrás de enlaces como esto es, es decir, pues bien, ahora bien, en primer lugar, por otro lado, por otra parte, en fin, por último, además,  sin embargo, no obstante, por el contrario, en cambio y similares.

Además, ponemos coma antes de las conjunciones que indican oposición o concesión (pero, aunque, sino), cuando coordinan oraciones. Y antes de las conjunciones que expresan excepción o inclusión (excepto, salvo, menos, aun, incluso).

También va coma en las construcciones que armamos con no solo […] sino también. Ejemplo: Quien escribió el mensaje de la foto no solo cometió un error expresivo, sino que también macheteó con el dulce de leche. Imperdonable.

Carrito vacío

Mi Cuenta