0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
Cuestión de palabras

Despedida

Silvana Tanzi y María Eugenia Martínez iniciaron la columna Cuestión de palabras hace más de un año. Juntas crearon un espacio que, mediante anécdotas y un toque de humor, buscaba brindar consejos para aprender a escribir mejor. Hoy se despiden de este espacio con un repaso a algunas de sus más divertidas recomendaciones.

Despedida

Antes de cerrar esta columna, quisimos hacer un sondeo sobre el impacto que Cuestión de palabras había tenido en los lectores. Queríamos información de primera calidad y por eso nos dimos el lujo de contactar a un señor investigador, el señor Fuentes. Fiel a su estilo, ya nos pasó algunas informaciones.

Primero estudió el caso de un aviador que, según consta en la primera columna, escribía piloto con minúscula y capitán con mayúscula. Según Fuentes, la columna no hizo ningún efecto. Él mismo se ocupó de enviar un Whatsapp: «A mí no me nombre, pero recuerde que los cargos se escriben con minúscula, sin importar su jerarquía». Si quiere saber más, lea acá.

Después tocó timbre en la casa de un hombre que la pasó feo cuando tuvo un encuentro amoroso con una profesora de idioma español. Fuentes notó un dejo de espanto en su mirada cuando le preguntó si seguía usando *la primer vez. «Nunca más, nunca más», le contestó el hombre nervioso. Fuentes no entendió si «nunca más» le había sucedido o «nunca más» lo había dicho. Por las dudas, le recomendó leer acá.

Cuando llegó a su casa encendió el televisor. Estaban hablando varios candidatos por la campaña electoral. «Hubieron muchas irregularidades en estos años», decía uno de ellos. A Fuentes le rechinó el «hubieron» y fue a fijarse en la columna.

Aún no había terminado de leerla cuando escuchó a otro candidato decir: «Estamos orgullosos del comportamiento de la ciudadanía». Fuentes se preguntó por qué hablaba en plural si estaba solo, y encontró la respuesta acá.

Abrumado por el discurso político, Fuentes se dio cuenta de que le quedaba un camino muy largo para terminar este trabajo. Todavía tenía que investigar a quienes hacen los partes policiales y los llenan de gerundios, y a una cantidad de personas afectadas por el terrible virus del mismismo.

«No digan que lo dije yo, pero el mismismo es el que va sumando más adeptos, incluso entre quienes dicen que no lo apoyan», nos informó.

Con estos resultados, nunca más vamos a subir estas escaleras… No, perdón… Con estos resultados decidimos dar un paso al costado. Pero no nos vamos sin más. Les dejamos acá nuestras mejores fuentes: columnas con sitios y libros para consulta y escribir mejor.

María Eugenia y Silvana.

Carrito vacío

Mi Cuenta