0
Nuevos medios

Hablame de arte, ¡YouTube!

La plataforma YouTube nace en el año 2005 y desde entonces, no ha dejado de nutrirse de contenidos audiovisuales de toda naturaleza. El arte no es una excepción. Mariangela Giamo nos acerca a youtubers de diferentes rincones del mundo, jóvenes (y no tanto), profesionales y curiosos, que utilizan este espacio para divulgar la historia del arte y las prácticas artísticas desde la proximidad, la espontaneidad y la creatividad.

Foto: Ter, arquitecta y «youtuber»

En tiempos de quiebre de la hegemonía de los medios tradicionales era de esperarse la consolidación de youtubers dedicados al arte y, con ellos, la introducción de una estética particular de discursos artísticos así como la ampliación del campo del arte al mundo on line. He aquí algunos ejemplos del habla hispana.

En 2005 en Silicon Valley surge una nueva plataforma audiovisual por internet. En sus inicios la intención era la circulación de contenidos alternativos a la televisión. A su vez, fenómenos culturales como el apogeo de la cultura del yo, la exhibición de la intimidad y la autorreferencialidad —muchos hablan de la exasperación del narcisismo—, hicieron también lo suyo junto a la convergencia de medios y la cultura participativa, que convierte al receptor en productor —es decir en usuario o prosumidor.

Entonces aparecen los youtubers, que crean, editan, remixan, reciclan y hacen circular contenidos de diversa índole: por ejemplo de videojuegos, belleza o comida. También surgen los que se interesan por hablar de arte, en especial desde la crítica y la divulgación. De esta manera, se construyen nuevos discursos mediatizados de las prácticas artísticas al mismo tiempo que, de paso, se venden cursos on line, merchandising y obras artísticas.

Entendemos la mediatización como el proceso en el que los medios digitales ofrecen espacios para generar nuevos sentidos, así como para prolongar los procesos y discursos artísticos. Algunos grandes museos hace tiempo que lo saben y poseen su propio canal de Youtube con productos acordes al medio: duración corta, edición ágil, utilización de diversas fuentes de imágenes, como lo hace el Museo del Prado (España) o el MoMa (Museo de Arte Moderno, Nueva York). El primero con una propuesta más clásica, institucional y seria, y el segundo con una más fresca y cercana.

A continuación cito algunos ejemplos de habla hispana —con personajes jóvenes o no tanto, hombres y mujeres, públicos y anónimos, con más o menos seguidores— y para todos los gustos. Se encontrarán con parodia, ridiculización e ironía, rasgos que de alguna manera hacen más cercanas y cotidianas las prácticas artísticas. Quizás también se pueden interpretar como discursos más impertinentes, pero seguramente reconocemos su cercanía, como si uno de nosotros hablara de arte y artistas. La estética del youtuber tiende a aproximarse a valores como la sinceridad y espontaneidad —sin importar las intenciones reales— y puede ser que esas cualidades sumen más adeptos al campo del arte, en especial los jóvenes.

Antonio García Villarán es doctor en Bellas Artes y artista. También ha publicado libros. Es el creador del término hamparte —a partir de hampa y arte para criticar el arte contemporáneo. Su manifiesto se encuentra en formato video y en su libro El arte de no tener talento. Revolución Hamparte—. Es uno de los youtubers con más fans en habla hispana —setencientos mil seguidores y aumentando— y sus posteos son frecuentes todas las semanas, con temas de actualidad. Bueno, en realidad García Villarán es un gran hater camuflado de youtuber —con un aspecto burlesco— que quiere dejar en evidencia constantemente a los artistas.

Ter es una arquitecta madrileña —con su pelo siempre de colores— amante de la celebrity Kim Kardashian. Su contenido es más interdisciplinario: conecta saberes del arte con las matemáticas, la geometría o la física, y la historia del arte. También conecta ámbitos que permanecen ajenos a lo que tradicionalmente se entiende por arte, como la cultura pop y mediática, con las artes, el diseño y el gossip. Justamente eso es lo que la vuelve interesante y diferente. Y como el mundo on line todo lo puede, Ter y García Villarán se han juntado para realizar una competencia de arte. Ambos poseen una estética irreverente, irónica y juguetona, por lo que esto no asombra.

Chromis Viridis es un youtuber que mantiene su anonimato. No aparece en los videos y su voz está levemente deformada. Sabemos —por los detalles de la descripción de su canal— que su nombre es Lain, es un joven frustrado que quiere ganarse una beca artística para convertirse en el próximo Damien Hirst. Su propuesta es la del remix, en la mezcla audiovisual y, así como Ter, excede en algunos de sus videos el campo del arte. Por ejemplo, en este video, vincula el dadaísmo con la propuesta del Joker —avisamos que la realizó en el 2017 antes de la propuesta de Joaquin Phoenix.

La Gata Verde es Sara Rubayo: tiene más de setenta y cinco mil suscriptores y se presenta como historiadora del arte, divulgadora cultural y coordinadora de exposiciones. Sus contenidos se centran principalmente en la historia del arte, pero también hace referencia a la cultura mediática.

Por último, Francisco Soriano es Doctor y Maestro en Artes Visuales por la UNAM, diseñador gráfico, pintor y profesor. Su discursividad youtuber en realidad es bastante televisiva: los planos sobre él son más abiertos, la edición es clásica, por lo que es tradicional a nivel visual. ¡Buen provecho!

Carrito vacío

Mi Cuenta