0
buscador de libros título, autor, temática, editorial o ISBN
Diarios

El ojo es un francotirador

Somos ojo: espectador, justiciero, limitante y limitado, francotirador y ciego. Marianella Morena en sus Diarios reescribe la vida desde la experiencia escénica y tras algunas reflexiones durante el proceso de construcción de la obra Naturaleza Trans, comparte un fragmento de la misma. 

Victoria Pereira, integrante del proyecto «Naturaleza Trans». Foto: Agustina Urrutia.

Fragmento de la obra en proceso Naturaleza Trans.

El ojo es una metralleta. Dispara. Un maldito terrorista que se apodera de mis órganos y trafica con ellos.

El ojo captura y guarda cielos y campo. Esconde información porque antes de dormirnos estaba el caballo sobre sus patas, los pájaros en el lomo y hoy es hombre y bestia a la vez. Ojo traicionero.

Cuando miro detenidamente los animales dejan de ser animales.

Anoche no había criaturas desordenadas, ni sirenas en el arroyo; los sapos y los peces estaban ubicados normalmente; nosotros protegidos en la casa, cada uno en su cuarto; pero nadie está a salvo.

Mi ojo es un francotirador. Roba partes indebidas de un cuerpo, y no quiero esa maraña, ese desconcierto. Quiero civilización y cordura, palabra con palabra como debe ser, hombre con mujer, animal con animal, como debe ser. No se trata de religión, literatura, teatro o cine. El ojo impone la genitalidad que no coincide con la imagen, y sin acuerdo contamina el pensamiento, destruye el pacto biológico. Uno debe protegerse y no alcanza lo sabido.

Pero el ojo recorta la zona no debida del cuerpo no debido que está enfrente mío.

El ojo caza y nos entrega la presa que no pedimos… Le avisé esta mañana, se lo comuniqué en voz alta: no quiero partes de un cuerpo irreal o fantástico, quiero un ser que coincida con su origen natural, nada de injertos con documentos de identidad. No hagas lo que quieras conmigo, hay un orden para respetar.

Soy hombre-mujer-caballo-pájaro-pasto a la vez, sin explicaciones.

Carrito vacío

Mi Cuenta